Conetando con tú propósito: Taller para Ministros de Adoración

Introducción:

A veces como ministros, danzores, cantores o músicos estamos llenos de mucha técnica pero nos falta palabra. Dios no busca músicos ni danzores, Dios busca VERDADEROS ADORADORES. La técnica te llevará a ganar la admiración del público, pero tu adoración te llevara a ganar la admiración de Dios. Tu técnica es parte de tu adoración pero solo representa un 25% de todo lo que Dios pide de ti (llamado, unción, actitud y técnica). Debemos buscar llenarnos del conocimiento de la palabra de Dios para conocer al Dios que adoramos, conocer por que adoramos y cómo le gusta a El que le adoremos. Mi propósito hoy es que logres conectar con tu verdadero propósito a fin de que ejerzas bien el rol que te toca dentro del ministerio que Dios te ha dado.

Primero lo primero: “Fuimos creados para adorar”

  • Fuimos creados para adorar. Ese es el propósito original de Dios con el hombre y la mujer.
  • Hay una sola cosa que Dios no puede hacer por el mismo: adorarse (Jn. 4:23)
  • Con la caída de Lucero hay una vacante en los cielos: ministros de adoración. ¿Qué pasó entre Génesis 1 verso 1 y el verso 2. (Ezeq. 28:12-19 , Is. 14:12)
  • Conectar con nuestro propósito es conectar con nuestro trabajo: estar humillados ante la presencia de Dios (Lc. 14:11 – el que se humilla Dios lo enaltece.)
  • Dios combate la soberbia pues es la semilla de satanás. Seamos humildes de corazón. Procuremos un corazón humilde para servir a Dios, a nuestros pastores y a nuestra congregación.

Lo segundo: “Hemos sido llamados y escogidos”

  • Somos ministros del altar que Dios nos ha llamado para esto. Dios vio tu potencial y no tu realidad.
  • Hay un principio que Dios estableció desde el Génesis, el principio de separación.
  • Dios es un Dios celoso y recto, por eso ama la santidad (apartarse, separarse, consagrarse).
  • “Sed santos porque yo soy santo” (1Pe. 1:16; Lev. 11:44).
  • Dios ama la obediencia, es lo que Cristo nos enseñó. Un ministro debe ser humilde y obediente para servir.
  • Dios escogió a los Levitas como su pertenencia para que le sirvieran en el templo. Habían dos niveles de servicio: Levitas (tribu de Leví) y Sacerdotes (hijos de Aarón) (Ex. 32 – ¿Quién está por Jehová?; Núm. 3:13 – Dios escoge a los levitas para el servicio).
  • Los que sirven, cuidan, velan por la casa son levitas, los que ministran al pueblo son sacerdotes (liderazgo).
  • En este tiempo, con la restauración de todas las cosas, Dios nos llama a ser como los de Judá (alabanza), tribu de guerreros (Judá, David, Jesucristo). Es decir ahora somos reyes y sacerdotes para nuestro Dios (1Pe. 2:9 – Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa,(E) pueblo adquirido por Dios,(F) para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”). Aleluya!
  • Un ministro se convierte en un guerrero espiritual que establece el reino de Dios en la tierra con alabanza y adoración.
  • Tú no te llamaste, Dios te llamó. Tú no te descalificas de lo que tú en un principio no te llamaste. No hay manera de salirte de esto.

Lo tercero ¿Para qué?: “Para reconciliar y guiar”

  • Ministro significa servidor, ministerio significa lugar de servicio. Nuestro llamado es al servicio, esto nada tiene que ver con danza, música o ritmos.
  • La danza y la música son herramientas que nos ayudan en la adoración y la alabanza.
  • Números 8:19 –Y yo he dado en don los levitas a Aarón y a sus hijos de entre los hijos de Israel, para que ejerzan el ministerio de los hijos de Israel en el tabernáculo de reunión, y reconcilien a los hijos de Israel; para que no haya plaga en los hijos de Israel, al acercarse los hijos de Israel al santuario.”
  • Llevamos en nuestro interior el ministerio de la reconciliación de Cristo. Somos los guiadores a la presencia de Dios para el pueblo. Somos el ejemplo, los pilotos del avión, tenemos un pueblo a quien guiar. Hemos sido llamados, escogidos, capacitados, y encomendados para guiar al pueblo en la alabanza e introducirlos en la adoración a su amado Dios. Somos una especie de eunuco que prepara a Ester para su encuentro con el Rey.
  • Nuestro trabajo no es enamorar “la novia”, sino entusiasmar a la novia con su amado para que ese encuentro sea glorioso.

Cuarto y último ¿Cómo?: “Principios de la adoración”

  • En esta parte es que muchos ministros fallamos, en cómo hacer las cosas de la manera correcta como a Dios le agrada.
  • Aquí entra el tema de la comunión con Dios, la búsqueda, la preparación de los ministros de Dios en la palabra.
  • Debemos conocer al Dios que adoramos y debemos conocer el camino a su presencia para entonces poder guiar al pueblo.
  • Tres pasos para entrar a la presencia de Dios: Acciones de gracia, alabanza (Sal. 100:4) y adoración (Gen. 22:5, Ap. 4).
  • El salmo 100 habla de puertas y atrios, esto se refiere al tabernáculo de Moisés.
  • Hay estructuras y lugares que Dios nos mostró en su palabra con el fin de revelarnos una verdad espiritual en ellas: El jardín del Edén, El arca de Noé, el tabernáculo de Moisés, el tabernáculo de David, el templo de Salomón y la nueva Jerusalén.
  • El Edén nos habla del propósito original de Dios para con el hombre: habitar con él en una comunión íntima y estrecha.
  • El arca de Noé nos habla de salvación que es el plan de Dios para con la humanidad.
  • El tabernáculo de Moisés es el mapa del tesoro que es Cristo. Debemos conocerlo para entender el modelo de la adoración en el cielo y nuestro caminar a la presencia de Dios. Él está comprometido con sus principios. En el tabernáculo de Moisés Dios nos dejó el camino a seguir para guiar al pueblo a la presencia de Dios de forma efectiva y clara.
  • El tabernáculo de David nos habla del modelo de adoración que Dios busca establecer en su iglesia a fin de prepararla para el cielo (lo profético).
  • El templo de Salomón nos habla de la honra por medio de la excelencia. También nos habla de la gloria de Dios que llena el templo cuando un pueblo unido se humilla y le adora.
  • La nueva Jerusalén nos habla de lo profético, de la heredad que nos espera en el cielo. Nos habla de nuestra verdadera ciudadanía y nuestra esperanza de morar con Dios por toda la eternidad.

Como podrás ver, el ministerio de adoración es mucho más que cantar canciones bonitas que inspiren a las personas a alabar y adorar a Dios. Hay un compromiso que Dios espera de aquellos que son llamados a servir al ministerio de la reconciliación por medio de la alabanza y la adoración. Tú no eres ministro porque danzas o porque tocas un instrumento, eres ministro porque sirves a Dios por medio de tu instrumento y sabes tú rol en el reino, en la casa de Dios. Es hora de que los verdaderos ministros y adoradores de Dios se levanten en la tierra para declarar lo que en el cielo ya se ha dicho.

¿Habrá alguien que quiera ser un verdadero ministro de adoración para gloria de Dios padre?

(995)

About Roy Ruiz

Soy un joven pastor llamado al ministerio desde mi niñez. Soy hijo, esposo, padre y amigo, también soy músico, ministro, pastor y profeta. Prometo llevarte de la mano para que juntos entremos en el proceso de ser adoración y llevar la adoración a todas partes de nuestra vida cotidiana. Hashtag para el Alma es un espacio que viene a resaltar comentarios importantes para tu vida. Nos puedes seguir por twitter por @paraelalma7.
This entry was posted in Alabanza y Adoración, Pastoral and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Conetando con tú propósito: Taller para Ministros de Adoración

  1. Diego Gutierrez says:

    Excelente Tratado del tema. me encantó y fue de mucha ayuda, apoyo y refrigerio a mi vida. Es todo un ejemplo le trabajo que hace para el Reino por este medio. Dios lo bendiga y lo siga guiando para que pueda seguir bendiciendo nuestras vidas de esta manera tan gloriosa. Ahora pondré en practica cada uno de los puntos expuestos aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *