Jesús Busca “Un Burro Nuevo”

Un burro nuevo

Lucas 19:30-31 “… Id a la aldea que está enfrente, en la cual, al entrar, encontraréis un pollino atado sobre el cual nunca se ha montado nadie; desatadlo y traedlo. Y si alguien os pregunta: “¿Por qué lo desatáis?”, de esta manera hablaréis: “Porque el Señor lo necesita.”

Hoy quiero traerte una prédica que hiciera en marzo del 2012 la cual me llamó mucho la atención ya que pocas veces nos comparamos con algún animal, claro porque no lo somos, pero hoy quiero proponerte algo diferente. Jesús anda buscando un burro nuevo en donde montar y ese pudieras ser tú.

Un burro es un equino (familia de los caballos) pequeño que se utilizaba para carga y para transporte. Se le llama pollino, asna o burro. Existe también algo parecido que es la Mula, que sale de la mezcla de un burro con una yegua, este es más fuerte que el burro pero es estéril. Esto nos habla que Dios busca corazones puros que no se han contaminado con las corrientes de este mundo. Corazones que vivan y sirvan para El. Al mezclarte con el pecado te vuelves estéril. “Burro si, Mula no.”

Un detalle importante en esta historia de Lucas 19 es que en toda la Biblia encontramos grandes hombre que hicieron grandes proezas, hombres que sus nombres son recordados por todos, pero este hombre (el dueño del burro), cuyo nombre no se menciona, su gran hazaña era que tenia era un burro. Su nombre no lo sabemos pero su acción de creerle a Jesús por fe y poner lo que tenia al servicio de Dios cambió el destino de la humanidad y fue partícipe del cumplimiento de una profecía. Grandes hombres y mujeres de Dios en su mayoría son anónimos. Lo que importa es lo que haces y no como te llamas.

En el  520 AC existió un profeta llamado Zacarías, que fue un sacerdote y profeta, su nombre significa uno a quien Jehová recuerda, pero para nosotros el era otro hombre común pues. Este hombre profetizó y dijo en Zacarías 9:9: “Regocíjate sobremanera, hija de Sion. Da voces de júbilo, hija de Jerusalén. He aquí, tu rey viene a ti, justo y dotado de salvación, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo de asna.Y este hombre anónimo de Lucas 19, dueño del burro, no sabía que con su acción estaba cumpliendo esta profecía de Zacarías respecto a Jesús. A veces no sabemos que acciones pequeñas liberan grandes cosas. Un si o un no pueden cambiar el rumbo de tu vida por completo. ¿Estas dispuesto a decirle si hoy a Dios? Cuando llegue al cielo quiero conocer al hombre del burro.

El burro puede significar muchas cosas:

Significa algo que tú tienes que le es útil a Dios para el reino pero todavía no te has atrevido a estrenarlo para su obra. Puede significar tus estudios, tu profesión, tus habilidades, tus talentos, tu obediencia, tu fe, tus deportes, tu arte, tu música, tu canción, tu danza, tú mismo, etc. No sé cual es tu “burro nuevo” pero de seguro Jesús lo necesita para alcanzar a otros.

Llama la atención que este burrito era nuevecito pues nadie lo había montado antes. A veces el temor a fracasar nos impide volverlo a intentar. Es decir que hay algo que por alguna razón conservas para ti, lo tienes amarrado y no te atreves a usarlo.  Si alguna vez intentaste algo y no te salió bien, hoy te digo vuelve a intentarlo. No te canses de insistir en lo que es bueno para tu vida. Entrégale ese “burro nuevo” a Jesús y el lo usará para su reino. Cuando te devuelva tu burro te lo traerá ungido, con olor al Maestro.

“…encontraréis un pollino atado sobre el cual nunca se ha montado nadie; desatadlo y traedlo.”
Hoy se desatan los burros. Las ataduras son quebrantadas, se va toda limitación. Las ataduras pueden significar miedos, falta de interés, recuerdos desagradables del pasado, en fin todo lo que no te deja caminar libremente en el propósito de Dios. Son espíritus que vienen a tu vida a inmovilizarte, a hacer que tomes decisiones equivocadas a quitarte la paz y a no dejarte servir para Dios y para tu familia. Jesús esta buscando un burro donde cabalgar. ¿Quién dice en este día “aquí estoy Señor”? Desátanos Señor. Como pastor y profeta te digo que hoy vengo a desatarte en el nombre de Jesús, por que el te necesita.

Y si alguien os pregunta: “¿Por qué lo desatáis?”, de esta manera hablaréis: “Porque el Señor lo necesita.”
Tú eres importante para Dios. Dios te necesita, Dios nos necesita. Todos somos importantes, pero lo que  no somos es indispensables. Si tu no lo haces Dios levantará alguien más en tu lugar. Vamos, levántate. El destino de tu nación, de tu ciudad, de tu familia, de tu iglesia depende de ti. Tú tienes algo que le es útil a Dios para su reino. Tu tienes algo que otros necesitan conocer. Al final él te devolverá “tu burro” ungido, con su olor y multiplicado. Disponte en las manos de Dios. Atrévete a ser el burro donde cabalgue Jesús para cambiar las naciones.

Te animo a que oremos: Jesús si andas buscando un burro en donde cabalgar, aquí estoy a tu servicio. AMEN!

(1897)

About Roy Ruiz

Soy un joven pastor llamado al ministerio desde mi niñez. Soy hijo, esposo, padre y amigo, también soy músico, ministro, pastor y profeta. Prometo llevarte de la mano para que juntos entremos en el proceso de ser adoración y llevar la adoración a todas partes de nuestra vida cotidiana. Hashtag para el Alma es un espacio que viene a resaltar comentarios importantes para tu vida. Nos puedes seguir por twitter por @paraelalma7.
This entry was posted in General, Pastoral, Prédicas (Bosquejos), Servicio and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to Jesús Busca “Un Burro Nuevo”

  1. admin says:

    Si quieres conocer a Jesús hoy y servirle por siempre es fácil.
    “Señor Jesús, te confieso como mi salvador. Reconozco que soy pecador y que necesito de ti. Lávame con tu sangre y hazme tu hijo. Te acepto en mi vida, entra a mi corazón. Amén.”

    Si hiciste esta oración escríbeme, quiero saber de ti. Dios te bendiga.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *