Somos Piedras Vivas

Piedras Vivas

Introducción

Jesús dijo: Juan 12:24  De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto. Jesús era esa semilla de trigo que murió para que hoy nosotros estemos aquí como señal y fruto de su palabra. Jesús también dijo: “…Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia” (Jn. 10:10). Y de eso quiero hablarles hoy, de cómo Dios nos toma y nos transforma en personas de propósito y destino para hacer proezas y grandes cosas para la gloria de su Reino.

Tú eres más importante para Dios de lo que piensas. Hay algo poderoso que nos toca edificar a nosotros. Hay una parte de la película que nos toca actuarla a nosotros. Por que quien sabe si “para un tiempo como este Dios te ha llamado”. Alguien puede decir: “Somos piedras vivas”.

La historia de un hombre que era piedra y no lo sabía:

La Biblia habla de dos discípulos de Juan el Bautista que al escuchar a su maestro decir que Jesús era el Mesías prometido, el Cordero de Dios, rápidamente cruzaron filas, se dieron de baja de la escuela de Juan y se matricularon en la escuela de Jesús de Nazaret.

Uno de estos discípulos se llamaba Andrés y el tenía un hermano de nombre Simón a quien rápidamente fue con la noticia a su hermano Simón de que había conocido en persona al Mesías, al Cristo, aquel de quien habían leído y estudiado de pequeños.

Dice el evangelio según San Juan (Jn. 1:42) que Andrés, rápidamente, tomó a su hermano Simón y lo llevó a conocer a Jesús de Nazaret. Cuando Jesús vio a Simón, dice la Biblia que inmediatamente le comenzó a dar una profecía y le cambia el nombre a Simón. Esta declaración de Jesús tuvo que ver con un nuevo nombre que marcaría una nueva identidad en Simón. Desde entonces Jesús le puso el nombre de PEDRO a Simón y con eso la vida de Simón cambiaría para siempre.

Juan 1:40 – 42: Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan, y habían seguido a Jesús. Este halló primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al Mesías (que traducido es, el Cristo). Y le trajo a Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas (que quiere decir, Pedro).

Algunas personas no le prestan atención a los nombres y sobrenombres que le dan a las personas y no saben que un nombre le agrega identidad y propósito a algo o a alguien. Aunque no lo sepas, comemos del fruto de nuestras palabras, tal como declara Proverbios 12:14.

Un nombre es una declaración. En la Biblia vemos cómo marcaban el destino de personas y lugares con un nombre. Ej. Eva – madre de todos los seres vivientes, Abraham – Padre de multitudes, Samuel nombra un lugar Eben-ezer – Hasta aquí nos ayudó Jehová. De aquí la importancia de llamar a las personas con un buen nombre o con la unción profética que Dios ha depositado en cada uno (ministro, pastor, apóstol, hermano, adorador, príncipe, princesa del señor, etc).

Jesús llamó a Simón, Céfas, que traducido es Pedro. El nombre Pedro significa piedra. En otras palabras, ya Jesús le estaba anunciando a Pedro cuál sería su trabajo en el Reino, le tocaba ser EDIFICADOR. El temperamento y el carácter de Pedro siempre le mantuvo un liderazgo entre sus hermanos discípulos. Era uno de los más vocales aun cuando carecía de una educación formal. Pedro se convirtió en uno de los apóstoles con mayor influencia en la Iglesia y muchos se maravillaban con la sabiduría que hablaba (Hechos 4:13).

¿Y cómo fue que todo comenzó? Todo comenzó con un nombre, con una palabra cuando Jesús le dijo: Desde hoy serás llamado Pedro (piedra). Así mismo Dios nos llama a que seamos piedras vivas para su reino.

¿Y para qué sirven las piedras?

Desde que el hombre es hombre ha utilizado las piedras para muchas cosas. Las piedras sirven para:

  • Hacer fuego
  • Para construir
  • Para proteger
  • Para alcanzar cosas
  • Como herramienta de trabajo
  • Para hacer superficies
  • Para sacar minerales
  • Para hacer artesanías

Una piedra sirve para muchas cosas, pero la más importante de ellas es para edificar. Una piedra sola no hace mucho pero cuando se coloca en el lugar correcto y se une a otras piedras forman una estructura fuerte. Tu y yo somos piedras vivientes que en las manos del Señor podemos hacer cosas poderosas. Algunas personas pensarán que son insignificantes. Ej. Una piedra en el piso es nada, pero si la pones en una honda y le das la suficiente fuerza y la lanzas puede ser el arma mortal que tumba gigantes.

Un montón de piedras en manos de un sacerdote puede convertirse en un altar y en manos de un profeta se pueden convertir en el altar de adoración donde descienda el fuego de Dios y los sacerdotes de Baal sean avergonzados y perezcan. Somos piedras vivas que Dios quiere utilizar para su obra.

Dios quiere edificar una iglesia de piedras fundamentadas sobra la Roca

En cierta ocasión Jesús le pregunta a sus futuros apóstoles ¿Quién dicen que soy yo? Y entonces algo profético ocurre. Jesús utiliza por primera vez la palabra “EKKLESIA”

Mat 16:17 – 19:  Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

Aquí Jesús declara que con un montón de piedras vivas construirá (levantaría) su iglesia, pero la base de esa iglesia sería Cristo mismo. En otras palabras, ustedes son un montón de piedras que han sido extraídas de esta cantera. Jesús es la gran piedra de la cual todos hemos salido. Todos tenemos la misma materia prima, Cristo. Somos piedras hechas de un mismo material, ALELUYA!

1Pedro 2:4-5:  Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, más para Dios escogida y preciosa, vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. preciosa delante de Dios.

Ya no corras más de tu propósito, eres piedra viva la cual Cristo mismo formó, llamó y comisionó para hacer cosas poderosas. Somos edificadores de su reino. Es hora de que te des cuenta y vengas a su presencia y retomes tu propósito, retomes tu visión.

(6)

About Roy Ruiz

Soy un joven pastor llamado al ministerio desde mi niñez. Soy hijo, esposo, padre y amigo, también soy músico, ministro, pastor y profeta. Prometo llevarte de la mano para que juntos entremos en el proceso de ser adoración y llevar la adoración a todas partes de nuestra vida cotidiana. Hashtag para el Alma es un espacio que viene a resaltar comentarios importantes para tu vida. Nos puedes seguir por twitter por @paraelalma7.
This entry was posted in Alabanza y Adoración, Pastoral, Prédicas (Bosquejos), Profético. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *