Vamos Tras Una Gloria Mayor – Audio video

Tras una gloria mayor

Salmos 84:1 – 7“Para el director del coro; sobre Gitit. Salmo de los hijos de Coré. ¡Cuán preciosas son tus moradas, oh SEÑOR de los ejércitos! Anhela mi alma, y aun desea con ansias los atrios del SEÑOR; mi corazón y mi carne cantan con gozo al Dios vivo. Aun el ave ha hallado casa, y la golondrina nido para sí donde poner sus polluelos: ¡tus altares, oh SEÑOR de los ejércitos, Rey mío y Dios mío! ¡Cuán bienaventurados son los que moran en tu casa! Continuamente te alaban. (Selah) ¡Cuán bienaventurado es el hombre cuyo poder está en ti, en cuyo corazón están los caminos a Sion ! Pasando por el valle de Baca (lágrimas) lo convierten en manantial, también las lluvias tempranas lo cubren de bendiciones. Van de poder en poder, cada uno de ellos comparece ante Dios en Sion.” (LBLA)

Este salmo lo escriben los hijos de Coré. Coré fue un sacerdote que retó al hombre de Dios, Moisés y por causa de eso murió de forma muy triste, pues quemó fuego extraño en su incensario (ver Números 16). Pero sus hijos, y los hijos de sus hijos, Dios los levantó como salmistas, músicos y cantores. Compusieron alguno de los salmos y eran servidores de Dios. Esto es un claro ejemplo que Dios transforma la maldición en bendición.

Ellos componen este salmo 84 para ser tocado con el arpa o la lira (Gitit). Gitit se derriba del nombre Gat. Región donde habitó el rey David y que significa “prensa de vino”. Así que se cree que este salmo se cantaba durante la vendimia o la cosecha de la uva (Diccionario Vila y Escuain).

Este salmo trata de una persona que está recordando su viaje de peregrinación al santuario de Jehová en Jerusalén. Los judíos hacían este viaje tres veces al año para celebrar las fiestas solemnes de Jehová (Pascuas, Pentecostés y Tabernáculos). Así que podemos imaginar a un obrero agrícola, recogiendo uvas y en su mente cantando este salmo que le recuerda su peregrinación a la casa de Dios: “Cuanto deseo estar en tu casa oh Jehová. Mi alma y mi corazón no quieren otra cosa que poder visitar tu casa y adorarte…”Te pregunto, ¿Cómo es tu peregrinación camino a la casa de Dios?

De una forma u otra, todos somos peregrinos en esta tierra. La Biblia dice que somos peregrinos y extranjeros en este mundo. Todos estamos en medio de un viaje al que le llamamos vida. Durante este viaje todos hemos enfrentado momentos difíciles. El viaje de peregrinación a Jerusalén no era algo fácil. Son tierras desérticas, montañosas y muy peligrosas. Así que el largo viaje a la casa de Dios estaba lleno de travesías y caminos muy peligrosos. Algunos sufrían heridas, otros eran asaltados y algunos no podían continuar debido a lo largo y caluroso del viaje. Para algunos era un viaje de varios días caminando a pie con su familia, animales y pertenencias. Imagina por un momento si fueras tu haciendo este viaje.

En el Verso 2 dice: “…mi corazón y mi carne cantan con gozo al Dios vivo” podemos ver la alegría de este viajero cuando a lo lejos divisaba la casa de Dios. Eso era suficiente para olvidar el cansancio y lo largo del viaje y comenzar a cantar de alegría porque por fin ya estaba llegando al lugar de la presencia. Lo que me llama la atención de este salmo 84, y lo que nos trae a ésta plática, son los versos 5 y 6 que dicen:

“¡Cuán bienaventurado es el hombre cuyo poder está en ti, en cuyo corazón están los caminos a Sion! Pasando por el valle de Baca lo convierten en manantial, también las lluvias tempranas lo cubren de bendiciones.”

El valle de “Bacah” es el valle de lágrimas. No se sabe si es un lugar geográfico en Palestina o si es una metáfora como “el valle de sombra y de muertes” pero lo que si se sabe es que se refiere a un lugar durante la peregrinación donde hay tormento y muchas dificultades. Es decir la parte más dura del viaje. Yo creo que todos hemos visitado el valle de lágrimas, la temporada difícil, el invierno, la sequía, el dolor. Podemos ver dos tipos de personas: los que se quedan y mueren en el valle y los que lo transforman y lo pasan. En otras palabras, aquellos a quienes “el valle” los derrota o aquellos que vencen “el valle”.

Las circunstancias no pueden dictar las pautas de tu vida, eso lo dicta Jesús y su palabra. A todos nos llegan momentos malos.Todos vivimos una gloria pasada. Pero hoy te exhorto a que no desmayes pues una gloria mayor te espera.

Los valles en Israel son lugares muy áridos. Así que los viajeros descansaban allí y cavaban huecos en la tierra para colectar agua de lluvia o del rocío. De ahí: “Pasando por el valle de Baca lo convierten en manantial, también las lluvias tempranas lo cubren de bendiciones.” Vamos tras una gloria mayor. Nosotros no somos de los que retrocedemos, somos de los que nos quedamos en la tierra y la convertimos en tierra de manantiales.

La percepción general en mi nación, Puerto Rico, es que las cosas están malas pero hoy Dios nos recuerda y nos dice: “Yo haré caer otra vez lluvias sobre esta tierra seca.” En nosotros está el cambiar el destino de esta nación. Anhelando más y más la presencia de Dios. Una glroia mayor nos espera, vamos tras ella. Por que aquellos que se quedan en la tierra y la transforman en manantiales irán de gloria en gloria y de poder en poder. Veremos a Dios en Sion… una gloria mayor se acerca.

Las nubes se están cargando de lluvia, la atmósfera está cambiando, la adoración del pueblo durante tiempos de crisis cambia el clima. Dios se acordará otra vez de ti. Aquí hay personas que necesitan escuchar esto, Dios no te abandonará fácilmente, no lo abandones tu a él. Sé fiel a Dios y el Dios de la gloria pasada te hará volver a una gloria mayor. Estamos dispuestos a hacer lo que haya que hacer, a buscar más de Dios y su presencia, a ser los mejores adoradores en la tierra para que esa gloria descienda. Puede que tu primer estado haya sido pequeño pero tu postrer estado será mayor. Vamos tras una gloria mayor.

“Porque sol y escudo es el SEÑOR Dios; gracia y gloria da el SEÑOR; nada bueno niega a los que andan en integridad. Oh SEÑOR de los ejércitos, ¡cuán bienaventurado es el hombre que en ti confía! Salmo 84: 10-11 (LBLA)

Palabra profética: “Yo te bendigo y declaro sobre tu vida días de aceleramiento, días de lluvia temprana. El bien y el favor de Jehová Dios no se acortará. Declaro que se te será añadido. Lo que el enemigo quiso dañar en ti será utilizado para bendición. Volverás a brillas con la luz de la gloria de Dios. Tus negocios se multiplicarán, tus recursos aumentarán, serás bendecido (a) en sobre abundancia por que le has sido fiel a Dios y no desmayaste ante el tiempo difícil. Declaro que Dios te da las fuerzas para convertir el valle de lágrimas en tierra de manantiales. Aleluya.”

Audio video: Escucha la predicación completa.

(405)

About Roy Ruiz

Soy un joven pastor llamado al ministerio desde mi niñez. Soy hijo, esposo, padre y amigo, también soy músico, ministro, pastor y profeta. Prometo llevarte de la mano para que juntos entremos en el proceso de ser adoración y llevar la adoración a todas partes de nuestra vida cotidiana. Hashtag para el Alma es un espacio que viene a resaltar comentarios importantes para tu vida. Nos puedes seguir por twitter por @paraelalma7.
This entry was posted in Alabanza y Adoración, General, Pastoral, Prédicas (Bosquejos), Profético and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *